15

De Demopædia
Saltar a: navegación, buscar


Advertencia: esta página todavía no fue objeto de una verificación detallada. Mientras esta advertencia persista, por favor considerarla como temporal.

Por favor refierase a la página de discusión sobre esta página para detalles específicos.

This page is still the unmodified first edition of the Multilingual Demographic Dictionary
Please suppress this warning if you modify it
back to Introducción | Prefacio | Índice
Capítulo | Ideas generales índice 1 | Elaboración de las estadísticas demográficas índice 2 | Estado de la población índice 3 | Mortalidad y morbilidad índice 4 | Nupcialidad índice 5 | Fecundidad índice 6 | Movimiento general y reproducción de la población índice 7 | Migraciones índice 8 | Demografía económica y social índice 9
Sección | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 20 | 21 | 22 | 23 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 40 | 41 | 42 | 43 | 50 | 51 | 52 | 60 | 61 | 62 | 63 | 70 | 71 | 72 | 80 | 81 | 90 | 91 | 92 | 93

15

150

Se llama serie cronológica 1 o mejor, serie crónica 1 la que forman los valores sucesivos que una cierta variable ha tomado en el transcurso del tiempo. El estudio de una serie cronológica permite a veces distinguir un movimiento general 2, o tendencia general 2, o tendencia a largo plazo 2, y separar de la línea de tendencia 2 los movimientos especiales 3, o movimientos particulares 3, o variaciones 3, o fluctuaciones 3, que se manifiestan en torno a ella. Si un movimiento particular se reproduce en forma más o menos semejante a intervalos casi regulares, se llama movimiento periódico 4, o movimiento cíclico 4. El período más corriente en Demografía es el año, dentro del cual las variaciones a que da lugar el paso de una estación a otra constituyen los movimientos estacionales 5, o variaciones estacionales 3. Las irregularidades 6 que subsisten después de eliminados los movimientos conocidos se llaman variaciones residuales 6. Cuando se quiere indicar su carácter imprevisible o excepcional se denominan variaciones accidentales 6. Guando el número de datos observados es relativamente pequeño, las irregularidades que se manifiestan en una serie pueden a veces ser debidas al azar: se dice entonces que se trata de variaciones aleatorias 7, o de fluctuaciones aleatorias 7.

  • 2. No debe confundirse este significado de la expresión movimiento general con el que tiene en movimiento general de la población (201-6).
  • 3. La palabra variación, sin calificativo, tiene un significado muy amplio y puede aplicarse a cualquier modificación del valor de una variable.
  • 4. periódico, adj. — período, s. m. — periodicidad, s. f. — cíclico, adj. — ciclo, s. m.
  • 6. irregularidad, s. f. — irregular, adj.
  • 7. aleatorio, adj.: sometido a la influencia del azar.

151

Muchas veces es necesario sustituir una serie de datos observados por otra serie más regular, llamada serie ajustada 1. Un método de ajuste 1 consiste en hacer pasar una curva regular por entre los puntos que representen la serie dada. En el ajuste gráfico 2 la curva se traza a ojo; en cambio, en el ajuste analítico 3 la curva representa una función previamente elegida, cuyos parámetros se determinan algebraicamente, por ejemplo, por el método de mínimos cuadrados 4, que hace mínima la suma de los cuadrados de las desviaciones de los datos observados con respecto a la curva ajustada. Existen otros métodos matemáticos de ajuste, de los cuales mencionaremos el de las medias móviles 5, simples o ponderadas, y el de las diferencias finitas 6. Algunos métodos de ajuste pueden servir también para la interpolación 7, es decir, para determinar puntos intermedios entre puntos conocidos, o para la extrapolación 8, es decir, para determinar puntos situados fuera del campo de observación.

  • 1. ajustar, v. tr.; en español se dice ajustar una serie de datos a una curva, más bien que ajusfar una curva a una serie de datos.
  • 7. interpolación, s. f. — interpolar, v. tr.
  • 8. extrapolación, s. f. — extrapolar, v. tr.

152

Con frecuencia se observa una inclinación de las personas interrogadas a dar sus respuestas en números redondos 1. Este fenómeno suele denominarse atracción de los números redondos 2, y se extiende no solamente a los múltiplos de diez, sino también a otros números atractivos 3, como los múltiplos de cinco y a veces los números pares. Este fenómeno puede ser estudiado con la ayuda de índices de atracción 4.

153

Los valores numéricos de las funciones demográficas se presentan generalmente en forma de tablas 1 por ejemplo, tablas de mortalidad, tablas de nupcialidad, tablas de fecundidad (véanse los capítulos 4 a 6). Las tablas de contemporáneos 2, que se refieren a un breve período de observación, se diferencian de las tablas de promociones 3, o tablas de cohortes 3, que se basan en las observaciones de una promoción (116-2) a lo largo de su existencia. Las tablas de generaciones 3 constituyen un caso particular de las tablas de promociones (véase 116-1). Análoga distinción se ha establecido para ciertas tasas o coeficientes, diferenciando de las tasas de contemporáneos 4 las tasas de promociones 5, en las últimas de las cuales figuran como una clase especial las tasas de generaciones 5.

154

Guando los datos disponibles no permiten fijar con precisión el valor de una cantidad, cabe a veces estimar 1 dicho valor con mayor o menor aproximación. La operación que entonces realizamos se llama estimación 2, o valoración 2, y el resultado, o valor estimado 3, se conoce, asimismo, con el nombre de estimación 3, o valoración 3. Aunque la palabra evaluación 4 suele emplearse como sinónima de estimación, se aplica más bien a valores puramente conjeturales, que no están basados en ningún dato fidedigno, y sirve sólo para indicar el orden de magnitud 5 del valor de que se trata.

  • 4. evaluación, s. f. — evaluar, v. tr.

155

Para ilustrar la exposición de cifras estadísticas, se emplean diversas clases de representación gráfica 1: la Demografía usa con frecuencia diagramas 2, o gráficos 2, y cartogramas 3; también emplea los esquemas 4, simples dibujos destinados a representar un hecho o cuestión, sin pretensiones de exactitud. Merecen mención especial los gráficos semilogarítmicos 5, en los cuales uno de los ejes de coordenadas lleva escala logarítmica y el otro escala ordinaria; a veces se incurre en el error de llamarlos gráficos logarítmicos 6, denominación propia solamente de los que llevan escala logarítmica en ambos ejes. Para evitar confusiones es conveniente llamar, a estos últimos, gráficos de doble escala logarítmica 6. Para la representación de distribuciones estadísticas (véase el párrafo 140) se emplean, entre otros gráficos: el polígono de frecuencias 7, que se obtiene uniendo con segmentos rectilíneos los puntos que representan las frecuencias de clase; el histo grama 8, en el que cada frecuencia de clase está representada por un rectángulo cuya base es proporcional a la amplitud o intervalo de clase (caso de variables continuas); el diagrama de barras 9, en el que cada frecuencia de clase figura representada por un segmento de longitud proporcional a la frecuencia de la clase (caso de variables discontinuas).

* * *

back to Introducción | Prefacio | Índice
Capítulo | Ideas generales índice 1 | Elaboración de las estadísticas demográficas índice 2 | Estado de la población índice 3 | Mortalidad y morbilidad índice 4 | Nupcialidad índice 5 | Fecundidad índice 6 | Movimiento general y reproducción de la población índice 7 | Migraciones índice 8 | Demografía económica y social índice 9
Sección | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 20 | 21 | 22 | 23 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 40 | 41 | 42 | 43 | 50 | 51 | 52 | 60 | 61 | 62 | 63 | 70 | 71 | 72 | 80 | 81 | 90 | 91 | 92 | 93